TENGO DEUDAS   ¡AYUDENME!

Si eres una persona que  tiene muchas deudas acumuladas, tales como el crédito del carro, el pago de  tarjetas de crédito sin cancelar o las deudas atrasadas del pago de alguna hipoteca y todo esto te  hace sentir mal porque trabajas muchas horas y a fin de mes son  varios préstamos  diferentes de cuotas altas a pagar.  Por esta razón podrías considerar en reunificar deudas.

Reunificar deudas en palabras sencillas es contratar un préstamo mayor para poder pagar las demás deudas que tienes acumuladas,  es decir,  se  hace un solo pago a la empresa o entidad bancaria que ofrece el servicio de reunificar deudas. Ellos te dan el dinero para que solventes tus deudas, todas juntas en un solo monto  y luego pasarías tú a pagarle a esa empresa o entidad financiera en una sola cuota por mes dentro de un plazo de tiempo estipulado. Ofreciendo un plan de pago atractivo con intereses bajos y cuotas  muchísimo más accesibles.

Debes estar seguro para dar este, paso por los riesgos que trae esta decisión. Además debes tener en claro, en saber si  eres un derrochador de dinero o un mal administrador de tus intereses. Aunque tengan similitudes, son términos diferentes, porque en uno desperdicias dinero comprando cosas sin tener necesidad de poseerlos y en el otro no conoces la prioridad que hay en tu casa. Por esta razón es necesario que te formules dos preguntas:

1.- ¿Es necesario reunificar deudas?

2.-  ¿Será la solución definitiva para mis problemas?

Debes considerar evaluar tus respuestas para poder dar paso a reunificar deudas. Puesto que, eso trae como consecuencia,  unas responsabilidades más riesgosas a las que tenías anteriormente con otras deudas. Estas empresas privadas o entidades bancarias que prestan este servicio de reunificar deudas, toman tus bienes como garantía de pago hasta que canceles todo completamente.

En algunos casos piden un fiador o avalista, que garantice que el podrá cancelar tus deudas si en algún momento, por causas mayores, no logres dar cumplimiento al contrato adquirido con ellos. De esta manera das respaldo a tu familia y los proteges de no quedarse sin casa. Solo tendrías que buscar una buena persona que tenga excelente histórico de pagos en deudas o que jamás haya pedido alguna hipoteca al banco.

Recuerda que el problema de las deudas acumuladas no se soluciona simplemente con la cancelación de las mismas, ya que está en tus manos, si decides volver a contraerlas o aprender a administrarte para eliminarlas de manera definitiva y no necesitar más préstamos.