Diversión Animada una y Otra Vez

Las Películas animadas divierten a grandes y pequeños, tienen algo que atrae sobre todo a los más pequeños, que quedan enganchados con ellas, incluso pueden llegar a ver la misma película animada una y otra vez, sin aburrirse.

Quien tiene niños pequeños, sabe que es normal que vean más de 100 veces una misma película, su película animada favorita, o que todas las noches les pida a sus padres que le lean el mismo cuento, libro, o historieta.

Es como si hechizaran a los niños, haciendo que sus deseos de ver o escuchar la misma historia o película muchas veces aumenten; pero esto se debe a que el cerebro de los pequeños funciona o trabaja de una manera totalmente diferente al de un adulto.

Las películas animadas han evolucionado de tal manera que hoy en día, son aptas para el disfrute y gozo de los adultos, de hecho existen diálogos e interacciones entre los personajes de las películas animadas, que solo pueden ser entendidos por un adulto.

Ya que los adultos tienen la capacidad de interpretarlos de otra manera, cuando se anuncia el estreno de una nueva película animada, todos en la familia esperan con ansia verla en las salas de cine.

Conoce porque tu niño quiere ver o escuchar lo mismo siempre

Como lo mencionamos anteriormente, el cerebro de los chicos funciona de otra manera muy diferente al de los adultos, su cerebro funciona aprendiendo habilidades por medio de las repeticiones, es decir por medio de un patrón repetitivo.

Y esto no solo se refiere a las habilidades físicas, practicas, sino a todo, en cómo percibe el mundo, en el caso de las películas, para los pequeños el poder seguir un argumento, así sea sencillo, supone un gran esfuerzo para ellos.

Esto explica por qué quieren ver una misma película varias veces, ya que la primera vez que la ven no logran entenderla, el patrón repetitivo hace que puedan entender mejor la película cada vez que la ven de nuevo, y al entenderla mejor se sienten más felices, ya que pueden entender el hilo.

El patrón repetitivo, les permite desarrollar habilidades cerebrales, pero además de ello le permite mejorar su comprensión y el aprendizaje; los anima a interactuar, ya que cuando el niño logra aprender un dialogo o una letra, canción o baile, busca la manera de celebrar su éxito y demuestra  los adultos lo aprendido.