El reglaje de las luces del coche

Es esencial que se realice el reglaje a los faros del coche, debido a que son parte del sistema de seguridad pasiva del vehículo. Tanto las luces delanteras como las traseras, permiten al conductor ver y ser visto cuando no hay suficiente visibilidad, como en la noche o mientras llueve. Cuando los faros están desajustados en una mala posición, podrían generar accidentes por deslumbramiento a otros conductores.

Factores que desalinean los faros

Aunque los faros del vehículo parezcan bien alineados, es probable que no lo estén y no lo haya notado; por ello, es conveniente que los revise con cierta frecuencia, y evitar así contratiempos que puedan ser lamentables. Algunos de los factores que pueden desestabilizarlos son:

Golpes: los impactos que reciba el vehículo podrían partir las luces. En el menor de los casos es posible que aflojen los faros de su lugar y alterar su posición; aunque no sea una diferencia muy grande, es capaz de alterar la visibilidad del conductor.

Mala sustitución de los faros: si al haber cambiado los faros no fueron calibrados correctamente o tienen algún desperfecto con los tornillos que los sujetan, se vería afectada su alineación.

Cómo comprobar la alineación de los faros del vehículo

Asegurarse de que los faros de su coche estén debidamente calibrados no es muy complicado, es posible realizarlo por medio de diferentes formas:

  • Realice una marca en el suelo en el punto más iluminado por su coche. Retroceda alrededor de 10 metros del lugar y verifique si el punto más iluminado continúa coincidiendo con la marca que señaló previamente.
  • Coloque el vehículo frente a una pared blanca y que la superficie sea plana (incluso, chequee si la presión de los neumáticos es la adecuada para que no exista ningún desnivel). Después encienda las luces, observe la posición en la que se refleja la luz en la pared (si le es posible, coloque una marca); a continuación, retroceda unos 20 o 30 centímetros y al hacer esto, aunque la intensidad de la luz sea menor, la posición de su reflejo debería ser la misma que notó en el punto inicial.
  • Repita el proceso del punto anterior, pero en esta ocasión ponga o imagine una línea horizontal en la pared que coincida con la zona más iluminada por los faros de su coche. Esa especie de línea que dibuja sus luces, se moverá de lugar en la medida que aleje el vehículo (unos 20 o 30 centímetros), pero solo un poco; tal desviación debe ser de unos 5 centímetros con respecto a la marca que hizo, en el caso de que estén bien alineados.

En ocasiones, el problema no es solo cuestión de faros que se aflojan, es probable que haya desperfectos en la carrocería. Si requiere hacer reparaciones podría buscar piezas en desguaces; además de ahorrar un poco el presupuesto, también es más fácil conseguir los recambios por la gran disponibilidad que suelen tener estas empresas, sobre todo en las que son especializadas en un tipo de vehículo o marca, como por ejemplo un despiece renault.